miércoles, 30 de mayo de 2012

CONTENTO Y FINA SUERTE













[Il bianco e dolce cigno cantando more, ed io
piangendo giung' al fin del viver mio...]






DORMIR sin que el recelo me sustraiga
y al instante
VELAR los ojos vivos al contraste.
ARDER,
que en esta coyuntura un cisne impone
sus alburas al fuego
o al desastre.
PARTIR sobre los lienzos
en  convenio y a más lejos
HARTAR la fina incuria , por informe.
FALTAR de desasirme  si  antes pienso
de aquel frontal,  harturas
tierra  abajo.
CREAR solaz  en vida,
o solo ausencias...
LLORAR porque enmudezcan las verdades.
PEDIR al olmo peras 
Va
Ni
Da
DES
Sumadas, consumidas sin vara de medir 
fidelidades.
Al cabo, suerte que no duela
VERTE.

29 comentarios:

  1. Amiga Pili; las verdades no enmudecen pero muchas veces la silencian porque molesta.
    ¿Te había dicho que eres de lo mas original?; !que memoria la mía.
    Un fuerte abrazo maña

    ResponderEliminar
  2. No ver....a veces alivia, pero sobre todo lo hace la distancia...Un beso Pilar

    ResponderEliminar


  3. Lo más bonito es la aurora de la mañana
    Y tu amistad el mejor regalo
    Que podía encontrar.

    Es un privilegio
    Que llenan mis bolsillos de estrellas
    Y los ojos se visten de acuarelas.

    Un abrazo soñando
    Y un beso reposando
    a tu lado.

    María del Carmen


    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Hola Pili,

      Que bello animal el cisne blanco, que pena que muera cantando(se dice que son fieles por naturaleza).Ojalá los humanos fuésemos igual...

      Un abrazo feliz semana.

      Eliminar
  4. qué refrescante blog, ay, recuerdo que paraba en La Almunia de camino a Soria en mis vacaciones de verano cuando era niño, adolescente y feliz, saludos

    ResponderEliminar
  5. Sí, llorar con tal que los mosquitos canten y solo nos pique el sueño en la dosis adecuada para vivir. Besos y versos amiga.

    ResponderEliminar
  6. El olmo se suicidó deprimido por no estar a la altura de lo que le requerían.

    Saludos.

    ResponderEliminar
  7. Tendríamos que llorar mucho, no hay verdades por ninguna parte.
    Besos

    ResponderEliminar
  8. "Llorar porque enmudezcan las verdades", muchas lágrimas vamos a tener que derramar.
    Un saludo.

    ResponderEliminar
  9. Impresionante poema. Enhorabuena

    un abrazo

    fus

    ResponderEliminar


  10. He descolgado un trocito de cielo
    Para que al mírate en su espejo
    Sea la felicidad la sonrisa de tu reflejo.

    Buen fin de semana
    Sin distanciarse del optimismo
    Ni asociarse con el pesimismo.

    Un abrazo para saludarte
    Y un beso para despedirte

    María del Carmen


    ResponderEliminar
  11. Qué bonito Pili... llorar porque enmudezcan las verdades... cuánta verdad es, valga la redundancia. Me ha gustado mucho amiga. Un fuerte abrazo desde el blog de la Tertulia Cofrade Cruz Arbórea.
    http://tertuliacofradecruzarborea.blogspot.com/

    ResponderEliminar
  12. SIEMPRE ME VOY SORPRENDIDO DE SU MAGISTRAL PENSAMIENTO. LA ADMIRO.
    BESOS

    ResponderEliminar
  13. A mi, lo de pedir peras al olmo, se me da muy bien.
    A ti, escribirlo.
    Besines.

    ResponderEliminar
  14. No se me alcanzan a desentrañar el tipo de músicas interiores que te impulsan a escribir como escribes, pero no puedo evitar que el resultado me resulte apetecible, dinámico, incluso hasta de cierta filigrana ligüística, pero entusiasta y gozoso. Con lo que nos conocemos, la lectura me sirve de mayor y mejor conocimiento de tu persona integralmente puesto que sé que vienes de la música y creo que de música estoy hablando. Un beso

    ResponderEliminar
  15. Pili, nos vas a matar, que nos tienes hasta las tantas leyendo y escuchando las músicas y sin dormir.
    Besicos

    Pili Alares y Manolo

    ResponderEliminar
  16. Cuantas lagrimas derramadas para que enmudezcan verdades. Cuanta profundid en tus letras querida amiga
    Un abrazo

    ResponderEliminar
  17. Muchos verbos que encierran acciones tristes pero leemos CREAR y eso lo decidimos nosotros. que creamos , cuando y con quien...
    me encanta tus versos, y esas lagrimas que encierran verdades.
    un gusto leerte.
    un abrazo fuerte

    ResponderEliminar
  18. Nos pierden las vanidades, felicidades Pilar son muy bellos versos,un abrazo.J.R.

    ResponderEliminar
  19. Preciosos versos y de perdir peras al olmo nadaaaaa
    gracias por tu visita a mi casa y tus palabras de elogios ,gracias
    Con cariño un abrazo
    Marina

    ResponderEliminar
  20. Excelente poema y tu display de los versos me han entusiasmado.
    creo que demás puedes pedirle
    peras
    al
    olmo.

    Saludos desde una Copenhague CREANDO, siempre CREANDO,

    Ian.

    ResponderEliminar
  21. Sentimiento insondable, carne que se estremece, el corazón devastado, el alma que tiembla...Todo ello nos hace vivir: se llama amor.

    ResponderEliminar


  22. Me voy a tomar un breve descanso…

    Nos vemos a la vuelta.

    ¡¡Gracias por la comprensión!!

    Me llevo tu nombre gravado en la valija donde reposa mí cariño. Y cuando regrese continuaré haciendo uso de la modestia de las palabras, para que sigan iluminando el cauce de la amistad que tiñe de colores la ilusión.
    Con párrafos abiertos para valorar las impresiones, que brotan del entusiasmo producido por la comunicación entre amigos.

    Un sentido abrazo
    Dejando al viento
    Los sentimientos

    María del Carmen

    ResponderEliminar
  23. Precioso, quizás sin tener demasiado en común pero me ha recordado Iste Confesor de Scarlatti.
    Salud

    ResponderEliminar
  24. Da gusto visitar tu blog, se encuentra uno con un diálogo con la belleza.
    Salud
    Francesc Cornadó

    ResponderEliminar
  25. La vida, con frecuencia, duele... Asi es la vida, amiga

    ResponderEliminar
  26. Hola Pili.
    Un poco tarde pero aqui, estoy, espero te agrade y no te duela ver a una paisanica tuya.

    Sumadas, consumidas sin vara de medir
    fidelidades.
    Al cabo, suerte que no duela
    VERTE.

    Paso a leer tus hermosas letras, saludarte y darte un abrazo.
    Ambar.

    ResponderEliminar

el patio de mi casa